CONVERSIÓN DE SAN PABLO

Hoy termina la Semana de Oración por la unidad de los cristianos. Y en mi parroquia la Semana de Oración 24/7. He invitado a los compañeros de Departamento de la Universidad a pasarse por la Sala de Oración. Y hace un momento, al llegar al despacho, me ha saltado este pensamiento: «¿Para qué los has invitado? Van a pensar que eres un entrometido y te dirían: “no hagas proselitismo aquí”». ¿Cómo voy a dejar de evangelizar, de compartir con otros la alegría más grande de mi vida? No me puedo callar, y además es una gozada vivir como San Pablo en la confortadora alegría de evangelizar. Como él yo digo: «¡Ay de mí si no evangelizara!». Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.