SEMANA SEGUNDA ADVIENTO CICLO A DOMINGO

Este domingo es uno de esos pocos en los que Jesús no aparece en el Evangelio. La Palabra guarda silencio. Como pasa en nuestra vida que en algunos periodos de desierto Dios enmudece y no resuena el Evangelio en nuestro interior, este segundo domingo escuchamos a Juan, la VOZ que prepara el camino a la Palabra. Su voz resuena con fuerza: “convertíos” y no os sintáis seguros en la relación que tenéis con Dios porque él es capaz de sacar hijos de las piedras.

La segunda palabra que resuena este domingo es: “acogeos”. San Pablo escribe a los Romanos y les invita a romper las barreras entre judíos y no judíos dentro de la comunidad. Lo mismo que Jesús los acogió  a ellos y se puso al servicio tanto de judíos como gentiles para que se cumpliesen los planes de Dios de hacer de todas las naciones un solo pueblo. Para esto se trata nada más y nada menos de tener los mismos sentimientos que Cristo Jesús y actuar con una sola alma: “unánimes”.

Las imágenes de la primera lectura de los tiempos mesiánicos son muy fuertes: lobos conviviendo con corderos. Podemos pensar que Isaías se había fumado un porro y estaba alucinando y nos ha contado un cuento. Nada de eso, él tiene una visión y nos trasmite ese sueño de Dios. Cada uno de nosotros somos a veces lobos y a veces corderos. Y entre nosotros a veces somos lobos feroces que se tratan con distancia y frialdad. Es perfectamente humano que la visión de Isaías nos parezca irrealizable y el argumento de una película lacrimógena de Navidad. En este domingo de conversión hemos de hacer un acto de fe en que el Mesías nos bautiza con el Espíritu Santo y aviva en nosotros el fuego de la caridad. Este domingo es momento propicio para invocar al Espíritu Santo que nos transforma en corderos mansos que no pueden vivir sin el rebaño. Feliz domingo y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

 

 

 

Un comentario en “SEMANA SEGUNDA ADVIENTO CICLO A DOMINGO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.