SEMANA TRIGÉSIMO SEGUNDA TO LUNES

La Palabra de hoy nos toca especialmente a los pastores. Ya en las primeras comunidades se tenía claro que el responsable debe tener un determinado perfil. San Pablo pide que sean intachables. Lo cual no quiere decir que sean perfecto, pero sí que no sean corruptos. El Papa Francisco distingue bien esto. “Hay que hacer una diferencia entre el pecador y el corrupto. El primero reconoce con humildad ser pecador y pide continuamente el perdón para poderse levantar, mientras que el corrupto es elevado a sistema, se convierte en un hábito mental, en un modo de vida”. Lo que escandaliza y hace tropezar no es un pastor con flaquezas sino uno con doble vida.  Estos días ha corrido por las redes esa imagen de lo que se le pide al cura. Creo que ante todo se nos pide coherencia. ¿Podemos dedicar hoy un rato a orar por los sacerdotes? Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.