SEMANA TRIGÉSIMA TO LUNES

La Palabra de hoy rezuma libertad. EL mal es una atadura que nos impide ser lo que somos. Nos tiene encorvados y nos impide caminar erguidos. El ser humano se distingue del resto de primates precisamente en caminar erguido. El mal nos postra, nos hace involucionar. Me pregunto qué atractivo le encuentran tantos a emborracharse, a perder la conciencia y la libertad y no saber al día siguiente lo que hice anoche. El maligno no soporta que seamos imagen y semejanza del Creador y se empeña en atarnos de tantas maneras y de que seamos menos, que andemos en tinieblas. Los santos, como San Pablo llamaba a los cristianos de las primeras comunidades somos hombres y mujeres libres, que caminamos erguidos, en la luz, con la cabeza bien alta, orgullosos de ser imagen y semejanza de este Dios que no descansa nunca de hacernos bien.  Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.