SEMANA SEXTA PASCUA JUEVES

Hoy vemos a San Pablo dando un paso muy importante y muy duro para él. Se esforzaba en convencer a los judíos de que Jesús era el Mesías anunciado y esperado. ¿Como iban a aceptar que un crucificado por blasfemo era el Mesías ? Su corazón está endurecido y si mente cerrada, ellos, que eran los primeros invitados a la boda. Pablo se sacude la ropa y decide dejarlos, no insistir más y dedicarse íntegramente a los paganos. En nuestra pastoral nosotros también nos empeñamos  en convencer a los que se supone que son los destinatarios del Evangelio. Y nos quedamos ahí, muy ocupados, mientras hay muchos más que no son esos, y  a los que no nos dedicamos. Creo que tenemos que sacudirnos la ropa de algunos programas y actividades que no dan fruto  y dedicarnos a los paganos. Entonces, nuestra tristeza de evangelizadores derrotados se convertirá en la alegría de ser testigos de Jesús. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.