SEMANA PRIMERA ADVIENTO LUNES

En mi casa había un salón que solo se usaba en las grandes ocasiones. Cuando venían visitas importantes. He escuchado varías veces que Dios no pone en el corazón un deseo irrealizable. Sería muy cruel. Dios no puede haber puesto en nosotros el deseo de Él y que luego no fuéramos dignos de recibirlo. ¿Te sientes de algún modo poco digno de recibirlo? Esta bien que digamos las palabras del centurión para ser humildes y no ir de “sobraos”, pero a la vez nos debe quedar bien claro que somos perfectamente dignos. Estamos diseñados para acogerle en nosotros. “Es lo nuestro recibirlo en nuestra casa”. Tenemos un salón hecho de deseos preparado para Él. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.