SEMANA PRIMERA ADVIENTO CICLO A DOMINGO

Madre mía con que ganas empiezo este Adviento. Se nota en cómo he cuidado la ambientación de la parroquia, el retiro que tenemos hoy…ayer estaba emocionado como los niños y esta mañana en la cama me he despertado feliz. La oración colecta de hoy habla de avivar el deseo de salir al encuentro de Cristo que viene. ¿Qué deseos hay en nosotros? ¿Nos permitimos desear? El pueblo de Israel deseaba vivir en una Jerusalén capital de la paz en medio de los pueblos. Y cada vez que preparaban una peregrinación subían con ese deseo. Como cuando empiezan el camino los peregrinos que van a Santiago, los que van al Rocío… 

En nosotros hay un deseo de cielo muy grande, hay un deseo grande grande de Dios. El Adviento es el tiempo de dejar aflorar ese deseo y llorar de emoción como los niños en la noche de reyes. San Pablo nos recuerda lo de ser revestidos del Señor Jesús. Fuimos revestidos el día de nuestro bautismo y desde ese día comenzó una relación especial con Dios, él puso en nosotros ese deseo grande grande de Él. Vivir con ese deseo escondido, tapado por otros deseos eogístas es vivir dormido. Entra en tu corazón con la luz de la primera vela de la corona de Adviento, con la vela que te entregaron el día de tu bautismo y despierta ese deseo de Dios. No tengas miedo. 

Piensa desde hoy tu programa del Adviento. Te doy dos pistas, oración y austeridad. Se nos ofrecerán campañas y oportunidades para compartir. Haz un plan de austeridad para poder compartir más. Y segundo piensa en qué oración vas a hacer para estar despierto para no dejar que este deseo de apague como una lámpara sin aceite.  Yo voy a vivir un adviento especial porque ayer compré un libro en una librería de antiguo. Se trata del cómic sobre Jesús que me regaló mi párroco cuando era monaguillo. Feliz Adviento y bendiciones. Cuando lo abrí y lo ojeé me trasporté a mi infancia. Me bebía ese libro y cuando imagino la vida de Jesús son esas imágenes las que veo. Pues me lo voy a leer poco a poco este Adviento. A ver a ti qué se te ocurre. Feliz domingo y bendiciones.  Para ver las lecturas pincha aquí.