SEMANA VIGÉSIMO SÉPTIMA TO MIÉRCOLES

Cuando leemos la historia de Jonás viene este trozo del enfado del profeta. Se enfada porque anuncia algo de lo que Dios se arrepiente “ya lo sabía yo”. Le importa más su prestigio de profeta (lo que anuncia se cumple) que la vida de esas personas. Por la amenaza que anunciaba podía parecer que Dios era alguien terrible y sin embargo este libro nos revela de forma Preciosa la compasión de Dios. No solo a veces mandamos a Dios sino que nos enfadamos por su providencia amorosa. Así de complicados somos. Alaba a Dios que cuida de todas sus criaturas hasta de los que te fastidian. FELIZ DÍA Y BENDICIONES. Para ver las lecturas pincha aquí.