MIERCOLES SEGUNDA SEMANA NAVIDAD

No hay nada menos de Dios que el miedo. Ni siquiera el pecado lo es. Lo que se opone al amor no es el pecado sino el temor. Lo dice la primera lectura. El que ha conocido al amor no es perfecto, intachable, que no falla nunca, pero sí que vive sin temor. El temor emerge en nuestro interior cuando estamos lejos de Jesús, cuando dejamos de confiar en Él. Cuando dejamos de ser los niños para los que es el Reino de los cielos. Los niños que hace unas noches se acostaban nerviosos y felices. ¿Temes algo? ¿Estas cerca de Jesús confiado en su amor? Escucha hoy como te dice: “Soy yo no tengas miedo”. Deja que suba a tu barca y que amaine el viento del temor. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.