MARTES SEMANA SEGUNDA NAVIDAD

En esta pre-misión comprendo muy bien esa mirada de Jesús, esa mirada de compasión ante l multitud que andaba como ovejas sin pastor. En el barrio donde está plantada mi parroquia solo una minoría, un resto como en el tiempo del destierro en Jerusalén, se dejan guiar y acompañar por Jesús. Cuando decimos esto no queremos decir que su vida valga menos, o que sean unos descarriados sin remedio. ¿Cuántos de ellos han tenido una verdadera oportunidad para escuchar la voz dulce del Pastor? ¿Cuántos de ellos han podido conocer de verdad al Amor que envió a su Hijo para viviésemos por Él? Tienen hambre y no saben de qué y Jesús nos dice: “Dadles vosotros de comer”. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.