LUNES SEMANA SEGUNDA DE NAVIDAD

Cuando leo esto de los falsos profetas me viene a la cabeza los líderes populistas. Conectan con el cabreo de la gente y con los sueños y prometen lo que saben que no pueden dar. Prometen trabajo para todos, una sociedad sin violencia, seguridad en las pensiones… los políticos pueden prometer medidas que mejoren las condiciones, que reduzcan los problemas, pero no pueden prometer el cielo, porque no es realizable en este mundo y porque ello no lo pueden hacer. Cuando hago el primer anuncio me gusta ser honesto y digo: “si aceptas a Jesús en ti vida no se te van a resolver todos los problemas, pero vivirás los problemas de un modo diferente”.  Jesús no fue un populista, y es el único que puede prometer el cielo. Le seguimos porque sólo él tiene palabras de Vida Eterna. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.