DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN

La corporalidad, que importante que es. Cuánto bien hace un abrazo y cuánto daño hace un contacto no sano. Los cristianos, por herencia del judaísmo introdujeron en la cultura clásica un nuevo concepto de la corporalidad. En el dualismo  clásico lo importante era el espíritu el cuerpo no contaba, era despreciado. La antropología bíblica ayudó a entender al ser humano como ser que se relaciona con su corporalidad. Por eso es tan importante la Encarnación, que el Verbo tiene un cuerpo y mediante el rehace la relación entre Dios y la humanidad. Jesús inauguró una nueva forma inaudita de entrar en relación con Dios. Ahora en la eucaristía comiendo su cuerpo, y en la eternidad, mediante su humanidad glorificada, esteremos en comunión con la Trinidad. En el momento actual también podemos aportar mucho con nuestra visión de la corporalidad. Te invito a que hoy cultives ese sentirte “cuerpo de Cristo”. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.