SEMANA DÉCIMA TO JUEVES

Elías, que había sido rechazado por el Rey Ajab y por el Pueblo reza para que termine la sequía y viene la lluvia. También nosotros rezamos este invierno para que se acabase la sequía y contra el pronóstico de las cabañuelas así ha sido. Hay un detalle, y es que Elías, que tenía motivos para vengarse, aparca esos motivos y obra con amor. De eso nos habla hoy Jesús en el Evangelio. De rezar con un corazón reconciliado. Cuando intercedemos por la sanación física de alguien debemos hacerle ver que si alberga en su corazón odio y rencor no puede sanarse. Debe hacer un acto de libertad para dejar atrás esos sentimientos. Muchas veces las enfermedades son somatizaciones de situaciones espirituales no resueltas. ¿Qué tengo por ahí por resolver?  Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.