SEMANA SEXTA PASCUA VIERNES

Buenos días. Cuando viajo no puedo seguir mi rutina de Oración y lo noto, vaya que si. Echo de menos el poder empezar el día ante Él en el silencio y en la escucha de su Palabra. Y algo muy importante el poder exponerle mis emociones, sentimientos y preocupaciones. De la alegría y de la tristeza habla Jesús hoy en el Evangelio. De la tristeza que da paso a una alegría que no nos pueden quitar. En la superficie puede haber una tristeza tontorrona como la que me ha saltado hoy al despertar y que puede ser por el tiempo, lo que has dormido o lo que se avecina. Pero al ponerte ante Él y profundizar en ti se descubres que hay en ti una alegría subterránea que es fruto de su presencia.  Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.