SEMANA SEXTA TO MARTES

La ocasión de tener un solo pan sembraba la desconfianza entre los discípulos. Jesús les recuerda el signo que días atrás había realizado. ¿Y no acabáis de comprender? Que paciencia tiene el Señor con nosotros que una y otra vez, ante la dificultad, ante la prueba, dudamos y hasta podemos llegar a pensar que Él nos está tentando. Santiago lo dice muy claro en la primera lectura. En Dios no hay fases como en la luz de la luna. Su amor no deja de brillar, su amor no decae, no es cambiante como el nuestro. En su amor se sustenta nuestra vida, no en nosotros, en nuestra pobre confianza. Mañana empieza la Cuaresma. Nos vamos al desierto a enfrentarnos con todos esos fantasmas de nuestros miedos y desconfianzas, pero con la seguridad de que no estamos solos. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.