SEMANA QUINTA TO LUNES

El borde del manto de Jesús. Con eso se conformaban aquellas personas. Para nosotros los sabios y entendidos esto nos puede parecer superstición. Pero es que hay muchas personas que no buscan más que eso y creo que no pueden acoger más que eso: el borde del manto de Jesús. Esta mañana enterramos en mi Parroquia a uno de esos que vivían tacando el borde del manto de Jesús. Un hombre que seguramente Jesús está más cerca de él que de mí. Quizá Jesús está más en las periferias, el borde que en el gran Templo de Salomón. Isidoro pasa a la casa de tu Señor. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.