SEMANA PRIMERA ADVIENTO LUNES

En una de las plegarias eucarísticas de la reconciliación rezamos “en otro tiempo estábamos perdidos y éramos incapaces de volver a ti, nos amaste hasta el extremo”. AL leer las lecturas de este lunes al comienzo del Adviento descubrimos la razón de la venida del Hijo de Dios. EL vino porque la humanidad estaba perdida y enferma. El vino a instruirnos en sus caminos y para curarnos con su Palabra. En la Trinidad, en un coloquio entre las personas divinas, viendo el extravío del ser humano el Hijo dijo “voy yo a curarlo”. En el caso del centurión no fue necesario ir a la casa. En la encarnación sí que fue necesario que acampara entre nosotros. ¿Eres consciente de que Jesús vino a curarte? Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.